Resultados Pulsómetro abril de 2016

Estimados representantes de los medios de comunicación, agradecemos su presencia en esta rueda de prensa donde expondremos los resultados de la décima tercera edición del Pulso Metropolitano de Seguridad. El Pulsómetro es un estudio que desde 2011 ha reflejado fielmente la percepción de seguridad, la confianza en las policías y el compromiso de los gobernantes por parte de los ciudadanos del área metropolitana de Monterrey.

El estudio es realizado por el Tecnológico de Monterrey bajo una estricta metodología. En esta edición se realizaron 4 mil 826 entrevistas telefónicas a ciudadanos del área metropolitana de Monterrey del 5 al 22 de abril de 2016. El alcance del estudio incluye a los municipios de Monterrey, San Nicolás, Escobedo, Apodaca, San Pedro, Guadalupe, Santa Catarina, García, Juárez y el Área Metropolitana en su conjunto.




Esta edición del Pulsómetro representa la primera medición para los actuales Alcaldes, el Gobernador y sus respectivas policías. Con esta información se puede realizar un comparativo con el cierre de las administraciones anteriores.

Las Camaras empresariales y las organizaciones Civicas aqui representadas, resaltamos que en los últimos seis meses la percepción de seguridad en el estado y en los municipios se ha deteriorado considerablemente, e incluso alcanza niveles no vistos desde octubre de 2012. Lo anterior coincide con el incremento en los índices delictivos que hemos reportado a través del Observatorio Ciudadano de Seguridad.

Si bien ya habíamos reportado una degradación paulatina de los indicadores de percepción, durante 2015, los resultados observados en esta edición nos confirman que cuando se ignoran señales tempranas, la situación tiende a complicarse rápidamente.

Destacamos que solamente el 8.8% de los ciudadanos considera “seguro” vivir en Nuevo León. Si este resultado se compara con lo presentado en septiembre de 2015, unas semanas antes de terminar la pasada administración, se presenta una caída de 8.21 puntos. En particular para los municipios, observamos importante retrocesos en San Nicolás, San Pedro y Guadalupe, mientras que en este último junto con Monterrey y Juárez se presentan como los más inseguros.

El Pulsómetro también arroja un retroceso en la confianza de los ciudadanos hacia las policías municipales e incluso hacia Fuerza Civil. Esto es preocupante, ya que los Alcaldes de las dos últimas administraciones municipales no pudieron incrementar la confianza de sus policías y los nuevos inician con una caída.

A excepción de San Pedro, las policías municipales apenas superan el 10% de los ciudadanos que tienen “mucha confianza”. Además, Fuerza Civil reduce su confianza hasta llegar a 19.5%, el Ejército y la Marina son las autoridades más confiables para combatir la inseguridad.

De nueva cuenta, las policías municipales continúan siendo la debilidad del sistema de seguridad en Nuevo León, ante la poca confianza que le tiene la ciudadanía. Anteriormente estas corporaciones fueron infiltradas por el crimen organizado, dejando indefensa a la ciudadanía. Esperamos que los Alcaldes y el Gobernador retomen el interés y fortalezcan estas instituciones. Es urgente continuar y mantener los esfuerzos de depuración y capacitación.

Es importante resaltar que el Pulsómetro no refleja solamente el sentir de los organismos aquí representados, sino la voz de la ciudadanía que se manifiesta a través de los resultados del estudio. Más allá de entrar a detalle por ahora en cada municipio, información que les compartiremos de manera completa, lo que debemos recalcar es que, entre algunos municipios con niveles bajos de confianza de los ciudadanos, y otros que en los que se reportan retrocesos importantes en este indicador, todos los municipios y el gobierno estatal deben asumir la problemática en que estamos y actuar en consecuencia.

Por lo anterior, el día de hoy hacemos un enérgico llamado a nuestras autoridades, al Gobernador, a nuestros Alcaldes, a los funcionarios relacionados con la Seguridad, al gobierno federal y a la ciudadanía en general, en los siguientes 6 puntos:


  • Reconocer como organismos, federación, estado y municipios, el tema de la inseguridad como el más importante en sus agendas. Ante la evidencia de la información, no se puede negar que los resultados son negativos para los 3 niveles de Gobierno. Sin ello, difícilmente podremos recuperar la seguridad que se ha perdido.
  • Que nuestras autoridades emprendan acciones inmediatas con el mayor aplomo, contundencia y convergencia entre sus diferentes ámbitos de gobierno: municipal, estatal y federal. No estamos dispuestos a aceptar que tan delicado tema sea usado por nadie para chantaje o lucro político.
  • Es urgente y medular retomar la coordinación entre las autoridades de los tres niveles de gobierno para implementar acciones de inteligencia y combate al crimen organizado, pues la experiencia nos dice que es esta Coordinación la variable fundamental para restablecer los niveles de seguridad. Por esta razón, solicitamos reactivar de manera decidida e inmediata la colaboración entre gobierno – sociedad civil – e iniciativa privada, todos sabemos que este problema sólo puede ser enfrentado de manera conjunta. A la federación, le demandamos que no descuide la seguridad de Nuevo León; que mantengan y aún amplíen su presencia en nuestro territorio, y fortalezcan su participación en las reuniones periódicas de seguridad.
  • Asegurar que en las reuniones semanales de seguridad, estén presentes las autoridades con el mayor nivel de decisión. Que se revise la información pertinente de manera efectiva y eficiente, y permitan un flujo abierto de mejores prácticas entre municipios.
  • A solicitar a un grupo especialista en el tema, con apoyo de universidades, un estudio serio, formal y objetivo sobre las necesidades para resolver este tema, tomando las mejores prácticas nacionales e internacionales que han probado ser exitosas. Este estudio deberá arrojar una serie de áreas de atención prioritaria, que deberán a su vez verse reflejadas en materia presupuestal, para abonar a resolver cuanto antes la situación de seguridad, ateniendo tanto los recursos materiales necesarios, como aquellos esfuerzos encaminados en la prevención y atención de víctimas de delito.
  • Garantizar mediante una revisión objetiva por parte de expertos, la confiabilidad del Sistema de Denuncia, para inspirar a la ciudadanía a colaborar. Nuestras organizaciones estaremos prestas a colaborar promoviendo la cultura de denuncia, en la medida que se asegure la confiabilidad, adecuada atención, y seguimiento a las mismas.

  • La situación actual nos recuerda bastante lo que ya vivimos hace apenas unos años, las señales son claras y ahora contundentes con los resultados que miden la percepción. Lo que esperamos de nuestras autoridades es que estén a la altura de este nuevo reto.

    Las mediciones obtenidas en abril de 2016 deben ser el piso de la percepción de seguridad, no podemos descender más allá de estos indicadores, por lo que en las siguientes mediciones, debemos revertir la tendencia.

    Algunos de los actuales Alcaldes e incluso el Gobernador enfrentaron hace más de 4 años los altos índices de inseguridad en los cargos públicos que ocupaban, por lo que cuentan con la experiencia para coordinarse y trabajar en equipo.

    Los Organismos Intermedios aquí representados continuaremos monitoreando la situación de seguridad en el estado, de manera cercana y propositiva para recuperar la seguridad que todos deseamos. Esperamos una respuesta pronta y coordinada de las autoridades sobre estos 6 puntos.

     




    Monterrey, Nuevo León, a 23 de mayo de 2016