Mensaje del Presidente

Deseo en primer término agradecer ampliamente la confianza que los afiliados a Canaco Monterrey han depositado en un servidor y en quienes me apoyarán como integrantes del Consejo Directivo de esta institución en el período 2017 – 2018. Presidir una Cámara tan representativa, y que por más de 133 años ha sido parte importante en la historia de nuestro Estado implica un gran honor y una gran responsabilidad, sobre todo,  en tiempos como los que ahora nos toca vivir.

Con gran entusiasmo asumo el compromiso de representar, promover y defender los intereses legítimos de los sectores comercio, servicios y turismo.

Nuestro país vive actualmente tiempos de grandes retos, por una parte, los internos, en donde seguimos observando un crecimiento económico lento, un déficit y una deuda del gobierno federal crecientes, una estructura regulatoria todavía bastante compleja y un estado de derecho golpeado cada día con casos de corrupción y aún más grave, con casos de impunidad.

A nivel externo, la llegada del nuevo gobierno norteamericano ha impuesto a nuestro país, una agenda permanente de incertidumbre por el riesgo potencial de afectación para el aparato productivo nacional y, por consecuencia, para quienes aquí vivimos.

Afortunadamente, el discurso del Presidente Trump hacia nuestro país parece estarse moderando, principalmente porque hoy tiene muchos más temas y frentes, que sólo México.

Además, los comentarios de sus principales colaboradores, abonan hacia un panorama más alentador que el propuesto en sus mensajes iniciales. No obstante, no podemos bajar la guardia y, por el contrario, debemos estar atentos a los escenarios que se vayan presentando.

Sin duda, la renegociación del Tratado de Libre Comercio, es uno de los temas más relevantes, en donde a pesar de la disparidad de la contraparte, confiamos en que los negociadores de las Secretarías de Economía y de Relaciones  Exteriores, apoyados por los representantes de las cúpulas empresariales del país, puedan hacer valer una agenda integral que incluya otros temas, como la seguridad y el combate al narcotráfico, en donde no somos tan prescindibles para nuestros vecinos del norte.

Expuesto lo anterior, como empresarios consideramos que es momento de establecer una estrategia nacional para reforzar el mercado interno, que en buena medida ha estado apuntalando el desempeño de la economía mexicana en los últimos dos años. Debemos voltear a ver a México, nuestro Gran México.

Basta revisar de manera general la importancia que los sectores comercio y servicios tiene dentro de la economía nacional, al aportar prácticamente dos terceras partes del producto interno bruto y cerca de 8.9 millones de trabajadores asegurados, lo que representa más del 42 por ciento del total, y a esto hay que agregar al sector turismo que se ve tan beneficiado ahora con el tipo de cambio.

Para salir adelante será necesario conjugar una serie de factores que permitan a empresarios, sociedad y gobierno realizar acciones que nos lleven a ser más competitivos y crear las condiciones para generar más empresas y mejores empleos que nos permitan alcanzar un crecimiento económico sostenido.

En esta propuesta, el papel de un gobierno eficiente, se vuelve de la mayor importancia como un promotor de la actividad empresarial, que busque eliminar todos aquellos inhibidores que afectan el desempeño y crecimiento de las empresas.



La estabilidad macroeconómica es condición primaria para soportar las presiones externas, una economía sana, representa la base que soporta cualquier actividad a desarrollar.

Por esta razón, es tiempo que se implemente un verdadero recorte al gasto operativo del gobierno, sin duda, sigue habiendo muchas áreas donde se puede adelgazar el aparato burocrático y los programas duplicados.

Privilegiar la inversión estratégica en infraestructura, es un rubro que sigue pendiente y aún vemos que muchos de los proyectos establecidos en el Plan Nacional de Infraestructura, permanecen sin iniciar.

El combate a la corrupción y a la impunidad representa también una acción bastante aplicable y de resultados en el mediano plazo que retornarían recursos a las finanzas del gobierno. Para ello se requiere de manera inicial, voluntad y liderazgo político.

Un paso adicional muy alcanzable es la realización de una verdadera disminución de todos aquellos trámites y regulaciones que no agregan valor y al mismo tiempo, evitar la creación de otros nuevos que afectan la capacidad de empresas y ciudadanos para generar y emprender.

El Gobierno Federal debe romper paradigmas y más que crear nuevos impuestos o cargas para los agentes económicos, debe no sólo facilitar el cumplimiento fiscal y la entrada de nuevos contribuyentes, sino además, crear incentivos para las empresas, como lo está haciendo el gobierno de Estados Unidos. Es tiempo de menos gobierno, y de más empresas y ciudadanos productivos. 

La distribución de los recursos a los estados, es un tema que también nos preocupa, pues hemos visto como Nuevo León solo recibe cada año, una pequeña proporción de cada peso que envía a la Federación.

Lo anterior a pesar de que la población del estado aumentó en los últimos 6 años de 4.7 a 5.2 millones de personas, lo que representa un 9.2 por ciento.

De acuerdo a cifras del INEGI de 2015, Nuevo León envío a la federación 203 mil 262 millones de pesos por concepto de impuestos como ISR, IVA, IEPS y otros impuestos y derechos.

En contrapartida, la federación sólo retornó al estado participaciones por 27 mil 81 millones y aportaciones por 20 mil 71 millones de pesos, para un total de 47 mil 152 millones de pesos, monto que representa el 23.2 por ciento, es  decir,  23 centavos de cada peso aportado.

Entendemos y creemos en conceptos como la Solidaridad con los estados hermanos, lo que no entendemos es que se limite la capacidad de crecimiento de una de las entidades que más riqueza generan para el país.

En este mismo orden de ideas, mucho menos aceptamos la idea de que la federación pueda estar regateando recursos a Nuevo León, sólo por ser gobernado de manera independiente.

Pasando al ámbito estatal, hemos visto algunos avances, principalmente en el manejo de las Finanzas Estatales lo que ha permitido solventar en buena medida la difícil situación en la que la administración anterior dejó al estado.

También hemos observado un avance en el tema de Simplificación y Desregulación, a través de dos acciones específicas:

La primera tiene que ver con la reforma constitucional en materia de Mejora Regulatoria y la aprobación de su Ley, impulsadas por el Congreso del Estado y la iniciativa privada.

La segunda, se refiere al trabajo realizado por la oficina de mejora regulatoria del estado, para estructurar la base operativa hacia adentro de la administración pública estatal que implemente los procesos de mejora, así como la labor de enlace con las instancias de los principales municipios del área metropolitana y de la periferia para trabajar en este tema.

Falta mucho por hacer, pero consideramos que se han sentado las bases para avanzar con mayor velocidad en la disminución de esta problemática.

El combate a la corrupción y a la impunidad es un clamor ciudadano y de los empresarios, que exigen un uso eficiente y honesto de los recursos que aportan a través del pago de sus impuestos, y que debiera  retornarse a los ciudadanos a través de obras de infraestructura y de servicios públicos de calidad.

En este sentido, pedimos al Gobernador Jaime Rodríguez, que no ceda en su esfuerzo por lograr que quienes tomaron de manera ilícita recursos del estado para su beneficio, sean castigados de manera ejemplar y retornen el patrimonio que no les pertenece.

Por lo complejo que hoy resulta castigar a los corruptos, es que consideramos que se ha alcanzado un logro relevante en la aprobación en primera y segunda vuelta, del Sistema Estatal Anticorrupción.

Este sistema, establece una estructura jurídica con los elementos, pesos y contrapesos para combatir actos de corrupción e impunidad.

Sin duda, lo aprobado en Nuevo León va más allá que el Sistema Nacional, al establecer la independencia de los organismos fiscalizadores que lo constituyen, y garantizar la participación activa de los ciudadanos y sus organizaciones. Agradecemos la apertura y disposición de los legisladores locales en esta tarea.

Otro tema vital para la buena marcha del Estado es la seguridad, y en ese sentido debemos decir que no estamos conformes con los resultados observados en 2016, pues los principales indicadores de incidencia delictiva mostraron un retroceso contra el 2015.

Sólo por mencionar dos ejemplos, las denuncias por robo a negocio que inciden directamente en nuestros afiliados pasaron de 2,952 a 4,519 al cierre de 2016, lo que representó un incremento de 53 por ciento, mientras que las extorsiones crecieron en el mismo periodo, un 23 por ciento.

Tenemos claro que en este tema juegan un papel relevante las autoridades estatales y municipales, así como el auxilio de las fuerzas federales y la denuncia oportuna de los ciudadanos.

También sabemos que al final de 2016, algunos indicadores mejoraron. Sin embargo, debemos ser claros y exigentes, pues parte de la situación de retroceso observada se debió al relajamiento en la prioridad de este tema y a la falta de coordinación de las autoridades.

La Seguridad es un factor determinante de un ambiente propicio para las actividades productivas y el desempeño y la paz de los ciudadanos. No podemos bajar la guardia.

En el ámbito municipal, el combate al comercio informal es un tema de gran preocupación para nuestros afiliados, pues cada año lejos de registrar una mejoría, observamos que esta actividad se multiplica, principalmente en el Municipio de Monterrey.

Sabemos de la complejidad del problema y los intereses que existen en esta actividad, por lo que ofrecemos al Alcalde de Monterrey, trabajar de manera conjunta en una estrategia que nos lleve a ordenar y trasladar a la formalidad este tipo de actividad, que representa una competencia desleal para aquellos negocios que trabajan de manera legal, aportan sus impuestos y cada día enfrentan toda suerte de complejidades regulatorias para mantenerse vivos.

Otro tema, al que quiero referirme de manera particular es el del Reglamento Homologado de Tránsito en su capítulo de transporte de carga, promovido por la Asociación Metropolitana de Alcaldes.

Primero, manifestamos nuestro acuerdo en lo referente a la motivación original del Reglamento, de promover un ordenamiento  del transporte de carga y su convivencia con los ciudadanos, a través de una red troncal y horarios matutinos y vespertinos, como ya se hace en la Ciudad de México y su área metropolitana.

Segundo, en lo que nuestras empresas y por lo tanto la Cámara no está de acuerdo, es en el contenido recaudatorio del Reglamento, expresado por la amplitud de los intervalos de cuotas establecidos para el cobro de permisos de circulación, que además, se hacen exponenciales al haber quedado establecidos a discreción de las autoridades municipales y ser aplicados por unidad, por mes, y por cada municipio.

Sólo por mencionar un ejemplo, el permiso federal de Conectividad tiene un costo por tres años de 634 pesos por empresa, incluidas todas sus unidades, independientemente de su configuración. Es decir un costo anual de alrededor de 211 pesos por empresa, mientras que aquí, algunos municipios pretenden cobrar 600 pesos por vehículo, por mes.

Es importante mencionar que afortunadamente, no todos los municipios metropolitanos tiene pensado cobrar por la emisión de permisos.

Por todo lo anterior, solicitamos a todos los alcaldes que mantengan el espíritu original del Reglamento y eliminen el cobro por permisos. Es tiempo de promover la actividad económica de las empresas, no de complicarla.

Finalmente, me gustaría hacer un llamado a nuestros  gobernantes de todos los niveles, así como a los legisladores locales y federales para que se enfoquen en su encargo hasta el final de sus gestiones.

Sabemos que 2018 está cerca, pero es importante recordar que 2017 va iniciando y que, hay muchas tareas por hacer. Los ciudadanos ya no tenemos memoria corta, esto ha cambiado y se va a comprobar cuando se llegue el momento en 2018.

Estimados Afiliados de Canaco Monterrey:

Recibo una Cámara sólida, con empresarios comprometidos y dispuestos a contribuir con ideas frescas que revolucionen la forma de participar en los organismos intermedios del sector privado.

Tengan la seguridad que pondré mi mayor empeño profesional y personal para honrar el encargo y la confianza que hoy recibo de ustedes, que representan la razón de ser de nuestra Cámara.

Nuestra institución ha sido, y seguirá siendo un contrapeso de los excesos del gobierno; seremos críticos y levantaremos la voz ante las malas decisiones de los gobernantes.

También sabremos reconocer los avances y ser propositivos cuando se trate de contribuir para mejorar las condiciones en que se desarrollan nuestras empresas y nuestro estado.

Los convoco a mantener una participación activa en nuestra Cámara. México necesita hoy más que nunca de nuestra participación. Es en tiempos como estos, cuando surge el verdadero espíritu de los regiomontanos para transformar los problemas en oportunidades.

Los invito a pensar, trabajar y actuar diferente, sólo así lograremos un cambio verdadero en nuestro país, asumamos juntos el reto, es por todos, es por México, nuestro Gran México, nuestros Querido México.



Muchas gracias.

Lic. Jorge Emilio Garza Treviño
Presidente de Canaco Monterrey